Los hijos no son de nuestra propiedad

1 comentario junio 5, 2015

Todos los días vemos en los periódicos miles y miles de ejemplos de personas que luchan por sus derechos: derecho a decidir, a la intimidad, a expresarse libremente, a manifestarse, a una vivienda, a un trabajo, a una vida digna. Todos ellos son mayores de edad, y tienen (nunca mejor dicho) todo el derecho del mundo a reclamarlos y exigirlos.

Pero los menores aún no estan en condiciones de decidir ni reclamar más allá de sus padres. No tienen ni criterios ni edad para aprender lo social, educativa o médicamente justo o injusto. Pero su vida, destino y designios no son de nuestra propiedad, sino de nuestra protección y cuidado. 

Acabo de ser padre de una niña fruto del cruce de culturas y religiones, y precisamente por ello y por respeto a la menor no va a profesar religión alguna hasta que TENGA EDAD DE DECIDIR LIBREMENTE si quiere acogerse alguna o prefiere ser atea.

Lo digo desde el respeto pero hacia el rechazo total hacia aquellos padres que se creen con derecho a decidir el destino de sus hijos, que se creen más listos que la medicina o el sistema educativo y se niegan a vacunar o educar a sus hijos por los cauces preestablecidos, todo porque tienen una opinión contraria a ambos la cual no dudan en imponer al menor. ¿Pensarán esos padres como reintegrar al menor a la sociedad una vez finalice su autoeducación? ¿en las diferencias preestablecidas con otros menores, que los rechazarán y se burlarán por "raritos" o lo que es peor, por miedo al contagio?

Lo digo también desde una opinión contraria a la sociedad consumista y aborregadora en la que vivimos, desde una posición religiosa y política concreta, incluso "rarita" pero ASUMIENDO QUE ES MI VISION PARTICULAR DEL MUNDO, DE LA RELIGION Y DE LA DEMOCRACIA, LA CUAL NO TENGO DERECHO ALGUNO A IMPONER A MI HIJA. 

A ella lo único que le puedo dar, aparte de todo mi amor y protección, son armas para discernir el bien del maly lo justo de lo injusto, para pensar libremente, para creer o no creer, y sobre todo para tener criterios  y opiniones propias. Son solo armas, herramientas, que solo ella deberá decidir si utiliza o no, el como y el cuando. 

Porque mi hija tiene derecho a NO HEREDAR mis miedos, recelos, prejuicios y visiones del mundo. Porque le hemos dado la vida, no somos quienes ahora para ponerla en riesgo ni mucho menos para apropiarnos de sus derechos y amoldarlos a nosotros como si fuera nuestra muñeca. Ella es persona con plenos derechos desde las 24 horas de su nacimiento, según la ley, y conviene que ningún padre lo olvide respecto de sus hijos.

Pablo Carvajal de la Torre


1 comentario

  • Gravatar Image
    Estefanía junio 8, 2015 8:46 Responder

    Los hijos no son objetos, no son cosas que se convierten en propiedad. Traes un hijo al mundo para colmar tu vida de mayor felicidad, de alegrías, de orgullo..... pero debiendo saber que llegará un día en el que empezará y deberá tomar sus propias decisiones, permitiéndole equivocarse para aprender de los errores y crecer como ser humano. Los padres sólo deben estar para educarlos, para que sean personas de bien y demostrándoles que ellos estarán ahí para ayudarles cuando lo necesiten, para aconsejarlos..... pero luego ellos deberán decidir que es lo mejor para su vida y aprender de los errores.
    Estoy completamente de acuerdo en no fomentar ni inculcar los miedos y los prejuicios que puedan tener los padres a los hijos, permitamos que sean ellos los que decidan al igual que nuestros padres nos dejaron, y de no ser así, deberían haberlo hecho.