Divorcio, abogados, actividades, campamentos, visitas

Divorcios, campamentos y actividades: un cóctel explosivo

Llega el verano y con él el gran problema para los padres y madres divorciados y separados: ¿Con quién dejamos a los niños? ¿Cómo conciliamos el único mes de vacaciones con los tres meses y medio que tienen nuestros pequeños? Al respecto decir que:

  1. En caso de CUSTODIA COMPARTIDA es un problema que se debe resolver de mutuo acuerdo entre ambos, y en caso de que una parte esté utilizando dicha custodia compartida de manera fraudulenta (dejando a los hijos siempre con los abuelos) para evitar pagar una pensión de alimentos, podría revocársele como acaba de dictaminar el Tribunal Supremo.
  2. En el caso de CAMPAMENTOS DE VERANO hay que distinguir varios tipos de problemas derivados de los mismos:
    1. CAMPAMENTOS DE “LUJO”: Estancias en el extranjero, Campamentos de hípica, Surf, en la playa, y/o cualquier deporte, actividad o lugar especialmente caros: el progenitor que los quiera contratar, deberá exponerse a que el otro ex miembro de la pareja se oponga a los mismos debido a su alto coste. Y más si coincide con el periodo a él asignado.
      1. Solamente se verá obligado a asumir su coste si ya era costumbre el ir a esa actividad. Por ejemplo, un padre que se negó a pagar las clases de equitación de su hija alegando problemas económicos, se vió obligado a pagar las mismas dado que constante el matrimonio ambos padres estaban de acuerdo en que su hija lo practicara.
      2. En cuanto a las estancias en el extranjero, debido a su altísimo coste, cualquiera de los dos se puede oponer y sustituir dicha estancia por un campamento en inglés en un lugar cercano al domicilio del menor.
    2. CAMPAMENTOS DE VERANO de coste moderado: Nuevamente hay que distinguir si la actividad a realizar (clases de inglés, natación, patinaje, gimnasia, teatro, pintura, danza) era algo que realizaba durante el año el menor o no. Además debemos de mirar que:
      1. Hay que respetar por ley el derecho de los abuelos a ver a los menores.
      2. Hay que estar a los pactos de los progenitores anteriores al divorcio o separación.
  • Intentar llegar a acuerdos y no anteponer los deseos del menor a las posibilidades económicas y de disponibilidad laboral de los progenitores.
  1. Y lo más importante: HAY QUE RESPETAR LOS PLANES VACACIONALES DEL PROGENITOR A QUIEN CORRESPONDA LA CUSTODIA DEL MENOR, intentar no restarle días y no caer en anteponer los deseos del menor al derecho de visitas del padre o madre.

 

  1. La PENSION DE ALIMENTOS (según el Tribunal Supremo) se sigue abonando igual durante los meses de vacaciones y aunque los niños estén con nosotros, y a cambio de los gastos extraordinarios de comienzo del curso escolar (libros, uniforme, chandal, mandilón), a falta de pacto entre las partes.
  2. LAS ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES: Aunque no son motivo de problemas en verano, si que es ahora cuando se realizar su reserva de plaza, o cuando menos a final de verano. Son cada vez una mayor fuente de problemas en separaciones y divorcios y ello debido a que:
    1. Suelen realizarse los sábados jornadas intensivas de entrenamientos o competición, exhibición, etc, LO CUAL PUEDE INTERFERIR EN EL REGIMEN NORMAL DE VISITAS DEL PADRE
    2. Suelen tener un alto coste que no siempre se puede asumir, bien por el material, por la equipación o complejidad del deporte (equitación, gimnasia rítmica) o bien por los desplazamientos (las ligas escolares de futbol)
    3. Recientemente hemos tenido una consulta de un progenitor cuya hija se le daba muy bien la gimnasia rítmica, y que la dureza de los entrenamientos hacía que perdiese todas las mañanas del sábado sin ver al otro miembro de la pareja, con las consiguientes quejas de ambos por no poder hacer gimnasia y/o ver a su hija. Se le aconsejó hablar con la entrenadora para ajustar horarios y en todo caso reunirse los progenitores con la menor para intentar buscar una solución conjunta cediendo todos un poco, asumiendo la menor el esfuerzo del padre que tiene que pasarse 4 horas sentado en una grada sin poder hablar con su hjja y este la ilusión que la gimnasia rítmica produce en la menor.
    4. CONCLUSIÓN:
      1. Nuevamente hay que estar a las costumbres anteriores al divorcio. Si el menor realizaba esa actividad y le gusta y no le perjudica en los estudios, hay que hacer lo posible por mantenerlo, a no ser que tenga un altísimo e inasumible coste (hípica, vela, surf, alpinismo, karts, etc)
      2. Intentar llegar a acuerdos siempre que sea posible
  • Intentar no anteponer los deseos del menor a las posibilidades de tiempo y dinero de los padres.

 

  1. MUY IMPORTANTE ANTES DE INICIAR A UN HIJO EN UNA ACTIVIDAD:
    1. Asegurarse de que tenemos suficiente tiempo y dinero para mantenerlo en dicha actividad.
    2. Asegurarse de que no va a interferir por su duración en el tiempo de estudio (ligas, competiciones, exhibiciones, etc)
    3. Informarse de los costes antes de inscribirlo, tanto de las equipaciones, como de las clases y de las competiciones en las que se van a inscribir.
    4. Entre la lista de actividades extraescolares más problemáticas están:
      1. El futbol, por el calendario de las competiciones (todos los fines de semana), los desplazamientos y en menor medida el alto coste de las equipaciones. Incluso es habitual niños con malas notas por perder tiempo de estudio a causa de desplazamientos, etc.
      2. La gimnasia rítmica, el ballet y el patinaje artístico por la duración de los entrenamientos y de las exhibiciones. Sin embargo son deportes (junto con el atletismo), que mejoran muchísimo las capacidades de esfuerzo, sacrificio y concentración de sus practicantes, siendo que sus alumnos/as suelen sacar muy buenas notas.
  • La hípica, vela, tenis e incluso golf por el altísimo coste de las clases y pertenencia a los clubes o compra de las equipaciones. Otro problema añadido es la escasa probabilidad de continuidad cuando llegan a la mayoría de edad. Imagínense tener que comprar un caballo o una embarcación de vela para que nuestros hijos sigan practicando su deporte favorito. A favor tienen el “buen ambiente social” en el que se practican.
  1. Entre las actividades que no generan ninguna controversia están el ábaco, las actividades en inglés, el baile, el ajedrez y las artes marciales en general, al ser casi todas tan disciplinadas como la gimnasia o el patinaje pero levantar muchas menos pasiones entre los más pequeños.
  2. Como actividades más completas y formativas destacaríamos el conservatorio de música, (que supone una carrera en si misma), las Escuelas de Idiomas y las clases de idiomas en general, así como el teatro y la danza y baile en general. Y como deportes más sencillos y económicos de prácticar el atletismo y la natación. Todos ellos suponen siempre un “plus” para el menor, una ayuda para el estudio y la concentración y un gran aliado en la conciliación familiar y laboral.

Copyright Carvajal de la Torre Abogados 2019